Dar la teta a un bebé que no es el tuyo (Lactancia compartida)

El lunes comenzó la Semana Mundial de la Lactancia Materna con el lema “Construyendo alianzas para proteger la lactancia: por el bien común, sin conflictos de interés” y aunque no solo sin conflictos de interés, es importante realizar alianzas para proteger la lactancia.

¿Protegerla de quién?

Del mundo que nos rodea que pretende que la leche de fórmula es mejor que ella, de la sociedad que poco apoyo nos da a las mujeres lactantes, de las críticas constantes, de los mitos y tabúes que se llevan arrastrando generación tras generación…

Hace tiempo tuve que salir por algún motivo, salir sin mi bebé y me encontraba en la casa de mi suegra y estaba mi concuña. Ella se ofreció a darle teta a mi hijo mientras yo no estaba. En ese entonces yo y mi hijo estábamos en una muy estricta dieta de no lácteos ni trigo por un episodio de intolerancia en el que se encontraba, así que no pudo darle leche.

Cuando por fin superamos esa etapa, en alguna ocasión tuve que volver a salir y le pedí que le diera leche si quería.

Al principio fue un momento raro, he de admitirlo. En mi pasaron muchos pensamientos entre ellos el egoísta “pero ese es un momento de mi hijo y mío, solo de nosotros” aunque en realidad me di cuenta que era mi ego reaccionando. Estar al lado de una mujer que está amamantando a un niño de edad similar al tuyo, que tenga la confianza, el amor y compresión para aceptar darle de comer a otro bebé que no sea el suyo y tiempo después dejarle al suyo y pedirte que de igual manera le dieras teta si lo pedía, es maravilloso.

Es de las mejores alianzas que podemos hacer como mujeres, apoyarnos, saber que alguien nos puede contener y apoyarnos en esos momentos donde necesitamos desconectarnos un momento y saber que tenemos sostenes en otras mujeres. Respetarnos, apoyarnos, empatizar…

Qué bonito es poder encontrar mujeres con las que te puedas sentir tan agusto, tan en confianza, tan en respeto y apoyo que puedan compartir la teta entre los hijos y no es que todas lo tengan que hacer, ¿pero te logras imaginar la tranquilidad que me da el saber que si le dejo a mi hijo ella lo podrá alimentar sin problemas? Porque sabrás que Pablo jamás de los jamases ha aceptado la leche en biberón ni vaso, envase original y nada más. Entonces para mi ha sido un backup bien importante y agradable.

Y justamente tuve la oportunidad de leer un texto de la gran Ibone Olza, acerca de la lactancia compartida y saber que las actitudes de un bebé de más de un año al estar con otras mujeres le buscan la teta o cuando llora un bebé cerca de nosotras y no sale leche a chorros, es algo natural, es algo instintivo, porque en el pasado criábamos en conjunto, criábamos juntas, nos ayudábamos entre muchas mujeres y la teta siempre ha sido el alimento y el consuelo para los bebés. ¿Así que porqué si es algo natural e instintivo lo vemos como algo malo u horrible pensar que otra madre le de leche a nuestro hijo? ¿Por qué pensamos que quizá les guste más las otras tetas sobre de las nuestras, cuando sabemos que eso no pasará porque simplemente nosotras somos sus madres? ¿Por qué no disfrutamos de las cosas tan bellas que nos ha mandado la naturaleza y nuestro instinto materno?

¿Tú le has dado teta a otro bebé que no sea el tuyo o alguien más le ha dado teta al tuyo?

Comparte este post si te gustó o te sentiste identificada

Leave a Reply