¿En qué consiste un acompañamiento post parto?

Podría parecer que es algo hippie o novedoso, pero en realidad es todo lo contrario.

En épocas pasadas ninguna madre pasaba su post parto sola, se criaba en tribu, rodeadas de amigas, familia, madres, abuelas, tías y más mujeres que pasaban por etapas y momentos similares a los nuestros.

Hoy en día nos vemos obligadas a vivirlo así, no porque querramos, si no porque la vida misma nos ha hecho tener que vivirlo de este modo.

Hoy en día los grandes centros urbanos se han convertido en el peor sistema para criar niños, ya que las madres estamos cada vez más solas y aisladas, por lo tanto los niños tienen pocas personas a quienes recurrir en sus rituales cotidianos.

Laura Gutman

Y no solo porque la vida en la ciudad se haya vuelto cada vez más complicada, si no porque la sociedad, lo que vemos a nuestro alrededor, a veces nuestra familia o amigos nos “obligan” a recuperarnos rápido, solas y sin ayuda, porque son “cosas que podemos controlar”, “porque somos fuertes”, “porque no necesitamos a nadie”, “porque si nuestras madres lo hicieron solas nosotras también”, “porque no hay tiempo de tonterías de estar tristes”, “porque es decisión propia estar bien o mal” y muchas cosas más.

Creemos que muchas veces tenemos control entero de nuestro cuerpo, pensamientos y sentimientos y en el post parto las cosas pasan diferente. La revolución que vivimos en nuestro cuerpo es enorme, llena de altibajos, con momentos de emoción y amor, y otros de desesperación y donde nada parece tener salida.

[Te interesa leer: ¿Por qué es importante vivir el post parto acompañada?]

Existen doulas post parto que se encargan de acompañarte durante tu post parto inmediato e incluso más tiempo de ser necesario.

El acompañamiento post parto es un conjunto de visitas en el que como acompañante, se establece una conexión de apoyo, sensibilidad, entendimiento y comprensión, los cuáles son necesarios para vivir un post parto diferente, estable y lleno de serenidad.

Los servicios que cada doula ofrece pueden variar y dependen del conocimiento de cada una, pero en su mayoría incluyen apoyo en lactancia, asesoría básica de porteo, cuidados del recién nacido, cambios en tu cuerpo, experiencia de parto y sanar heridas del mismo, sexualidad, contención emocional y cualquier otra necesidad que se tenga. 

Además la atención de síntomas del baby blues y depresión post parto, para canalizar si es necesario y apoyar en todo momento, hasta que mamá esté recuperada.

[Te interesa leer: Experiencia sobre baby blues/tristeza post parto: Jessy Ramos]

Parte del acompañamiento es poder generar en ti la confianza de expresar todas tus dudas, miedos, sentimientos, preocupaciones y poco a poco ir sanando, en compañía, en armonía y en contención, heridas del embarazo, parto y post parto.

Para vivir el post parto del mejor modo debemos aceptar que muchas cosas se saldrán de nuestras manos.

Y eso está bien.

Que nuestro cerebro, cuerpo y mente funcionará de un modo completamente diferente.

Y eso está bien.

Porque acabamos de dar vida, convertirnos en madres y estamos conociendo a ese hermoso ser que creamos en nuestro interior.

Necesitamos reinventar un esquema antiguo pero con parámetros modernos, siempre y cuando haya un conjunto de mujeres criando niños. No importa cuántas ya que una sola madre no logra criar a un niño. Pero cinco madres juntas pueden criar a cien niños. El secreto está en el conjunto, en la solidaridad, la compañía y el apoyo mutuo.  Ninguna mujer debería pasar los días a solas con los niños en brazos. La maternidad es fácil cuando estamos acompañadas. No juzgadas ni criticadas ni aconsejadas. Simplemente junto a otras personas, en lo posible junto a otras mujeres que estén experimentando el mismo momento vital. Cuando las mujeres estamos intercambiando conversaciones, bromas, llantos o recuerdos con otras madres, nos resulta muy liviano permanecer con nuestros hijos. En cambio, cuando estamos solas, creemos que no somos capaces y suponemos que deberíamos dejar a los niños al cuidado de otras personas para “ocuparnos de nosotras mismas”. Frecuentemente no registramos que el problema está en la soledad de permanecer junto al niño. No en nuestra incapacidad para amarlos.

Laura Gutman

Si quieres saber cómo puedo acompañar tu post parto te invito a leer el apartado de servicios o contactarme al mail vaniadoula@gmail.com

Foto Abrazo entre mujeres en Shutterstock
Comparte este post si te gustó o te sentiste identificada

Leave a Reply