¿Será cierto eso de “ya se te cayó tu hijo de la cama o está a punto de hacerlo”?

Acabo de machucarle los dedos a mi hijo con la puerta. 

Y me siento muy mal, fue un descuido, una tontería, un despiste de mi parte que la consecuencia la tuvo que vivir mi hijo con dos dedos machucados y muchas lágrimas.

Pensé que había pasado más de un año y no me había pasado así que estaba completamente segura que ya lo tenía solucionado.

BULLSHIT.

Pues me pasó y me sentí la peor madre del mundo.

[Te interesa leer: Lo admito: le he pegado sin querer a mi hijo]

Y me hizo pensar en esa frase que he escuchado por todos lados cuando la gente habla de las caídas de la cama: “o ya se te cayó tu hijo de la cama o está a punto de hacerlo“, haciéndonos creer que o ya te pasó o te pasará: o sea, lo vivirás y tu hijo también. Mala suerte, no tienes nada que hacer al respecto. Aunque lo cuides con tu vida y más, te pasará.

La verdad no creo que eso sea cierto. Creo que implica mucho los cuidados, dinámicas, costumbres y atención… pero atención real, no estar con un ojo al gato y otro al garabato, como me pasó justamente hoy con la machucada.

[Te interesa leer: Consejos y precauciones para evitar que tu hijo se caiga de la cama]

Pero sí creo que los accidentes suceden y que no debemos enfrascarnos ni vivir estresadas y preocupadas evitando que les sucedan cosas, no podemos tenerlos en una bola de cristal para que no sufran. Es más creo que debemos aceptarlo, cuidarlos lo mejor que podamos y simplemente vivir sin tanto estrés… pero sin olvidar poner la atención necesaria, hacer los espacios donde están nuestros hijos aptos y seguros para ellos, a veces pecar un poquito de “paranoicas” pero sin irnos al otro extremo.

Por ejemplo, supongo que los cuidados que he tenido en casa han sido causantes de que mi hijo no se haya caído de la cama:

  • Cuando lo he acostando en nuestra cama, sin que mi esposo o yo estemos con él, le pongo almohadas de embarazo alrededor para prevenir las caídas.
  • En la mañana que mi esposo se levanta a bañarse, le pido que ponga una almohada en su lugar por si mi hijo se mueve.
  • Durante sus siestas en una cama montessori a nivel del piso y sobre sus tapetes de fomi, así que si se cae, sé que la caída no será tan grave.
  • Y mucha suerte: mi hijo cuando duerme se queda en la misma posición.

Y así con todas las situaciones peligrosas para su salud y cuerpo.

En fin, espero que tu hijo no se haya caído de la cama, que si lo hizo no haya sido grave y si lo fue, haya pasado y ambos estén bien.

Foto Bebé llorando en Shutterstock
Comparte este post si te gustó o te sentiste identificada

Leave a Reply